lunes, 14 de agosto de 2017

Me metí en problemas contigo, con tus panas, con el indigente,
con Dios, con Lennon y todos sabían que en mis ojos
                                                           habitaba la raya de un lince
sacamos los vagones del bolsillo
tú no bebes más
un retrete de horas en el metro
las despedidas alcohólicas del espacio
estamos a bordo de esta ciberescopeta que es el amor
y se nos ha encasquillado la vida
selva pura
canto volátil de Quetzal
linda  luz perdida en el aguamiel de tus apocalípticos cabellos
no dejaste que te tocara la rabia
y te dejé prendida como un arsenal de blues
gritando tu banda sonora
hoy no es el guaguancó del adiós
hoy es el caribe todo el que se nos entrega bajo las aguas
nuestro propio desierto
azucarado
microscópico
rebelde sin tarjeta

                                             y los dientes rotos de un policía

sábado, 12 de agosto de 2017

Por lo tanto aniquilas una gardenia sobre el vinil.
Por lo tanto eres una botella de jengibre que se desnuda con asanas luminosas.
Por lo tanto tu piel es una serie de acontecimientos.
Por lo tanto por lo tanto.
Por lo tanto tu voz no pertenece a la música de estos apocalípticos años.
Por lo tanto.
Por lo tanto decreto que seamos jóvenes durante las ceremonias;
                               el pensamiento no puede envejecer como nuestros tatuajes.
Hasta acá arriba llega otro por lo tanto.
Eres imperfecta y pura, 
                                                          igual que las chicharras antes de explotar.
Por lo tanto estamos cansados del
                  “si no fuera por la Biología
                                                               todo se hubiera arreglado hace tiempo”
Por lo tanto
                     una vez más.

viernes, 28 de julio de 2017

Gandhi mezcla trinitarias.
Hace recuerdos en Santa Elena de Uairén.
Sharlotte le toma unas fotos.
Las cuelga del viento suave de las franelas.
Su cara aún está dormida.
El organillo atizando el fuego se enreda

                                              con la noche.

domingo, 23 de julio de 2017

les hamacs sourient toute la journée
la nuit, ils le font prudemment  
                                                        vers l’intérieur des rêves
où nous oscillons  jusqu’à être divisés en bandes de lumière.

un placenta filé d'air et  soleil                                        
                                         pend des crochets de tes yeux.

les lits ne sont plus bons pour le repos
                                                 mais pour esquiver les balles.
                                                                      et les naufrages.
je respire.
le rideau se lève.

un regret wayuu est le parfum de mon sang.
                               les fleurs rouges
                                                qui poussent dans ma poitrine.

un tir propre vers l'iris.
Je ne veux pas revenir à cette légèreté
                                                           éternelle
                                                                          de pomalacas.



Du recueil de poèmes intitulé Viaje (Voyage). Prix Biennal Ramón Palomares. 2015.
Traduit par Zenaida Díaz