jueves, 28 de julio de 2016



Ven muchacha de ojos roqueros;
sana mis heridas del holocausto de la noche;
                           unta linaza,
                           riega saliva.

Vamos a beber
                         aguardiente en un solo pote;
mujer del sol,  mujer de larga cabellera.

De tu piel se hará
                             la tarde,
                             las palabras.
                            
Dichosa la brujería que te sopla.
Dichosos tus senos rotundos
                       como los días de Pink Floyd;

días de alabanza,

sándalo
y ron.