sábado, 10 de diciembre de 2016




No te conozco.
Deja las palabras donde están.
Donde veas un desorden
anida un pájaro.
Un cóndor.
Respeta.
Yo nunca entendí la lingüística forma
de las horas.
Tuve que aplastar contra el espejo
el rostro de los soberanos.
Recogí todas las letras
que salían de los bloques;
coloqué adhesivo a los libros.
Mi voluntad es una engrapadora;
un distrito vertical;
amor en banda.
Los fantasmas se fueron solos.
No tengo nada que ver con eso.